Marcas jóvenes y talentosas, fuertes jugadoras del mercado

Restaurante Central CevicheríaDesde que estalló el boom de la gastronomía, la hotelería y las bebidas en Colombia, diversidad de empresarios han hecho sus apuestas en este sector; sin embargo, el mercado ha demostrado que este negocio puede ser duro de mantener. La revista CATERING destaca firmas exitosas de jóvenes empresarios, que son modelo de gestión. Por Paola Martínez. Fotos: Andrés Valbuena, David Zúñiga y cortesía.     Aunque muchos creativos y artistas desean aparecer en la lista de los best seller o ‘más vendidos’, algunos no están seguros de aspirar a ese codiciado título, ya que, como coincidencia, el éxito inmediato suele ser efímero; por eso, hay quienes prefieren formar parte de los long seller, es decir, aquellos que aterrizan despacio y tienen una larga vida. Ésta es una teoría que se aplica perfectamente en relación con el sector de la hospitalidad, pues durante más de dos décadas hemos sido testigos de la elevada tasa de apertura de negocios, así como de la evidente cifra de cierres y pérdidas. ¿A qué se debe esta tendencia? ¿Cómo pasar de un negocio ‘de moda’ a una empresa estable en el tiempo?   No son pocos los empresarios que han sobrevivido con éxito a la fama del momento y se han consolidado como marcas representativas o como empresas con proyección. ¿Cuál es su estrategia? Algunos de ellos le contaron a CATERING sus trayectorias empresariales.   Varios jóvenes, más allá de ser dignos competidores y visionarios del sector, han creado modelos empresariales que aportan al desarrollo del país, generando empleos de mayor calidad, el crecimiento de la economía y, por supuesto, una oferta variada y de calidad para el consumidor nacional y extranjero. Empresas con sello de experiencia.   Evedesa ________________________________________________ “No ‘canibalizarse’ ni administrar vía satélite”   La rumba en Bogotá se prendió cuando un nuevo concepto de la noche llegó al piso 41 del antiguo Hotel Hilton, el 9 de abril de 2005. Se trata de Cha Cha Club, bar que logró un nivel de aceptación tan rápido como pocos lo han conseguido. Detrás de este modelo estaba Andrés González, arquitecto bogotano de 39 años.  
De izquierda a derecha: Miguel Neira, Juan Pablo Arango, Andrés González, Ciro Villazón y Carlos Oñate.
De izquierda a derecha: Miguel Neira, Juan Pablo Arango,
Andrés González, Ciro Villazón y Carlos Oñate.
Él es otro de los empresarios colombianos que no llevan bajo el brazo un título en gastronomía y bebidas, pero que sí son maestros de los negocios. “No se trata del sector en sí mismo; vender empanadas en una esquina es lo mismo que vender afiliaciones de un gimnasio. El esquema es igual, lo que realmente funciona es la experiencia que se tenga en el manejo de los negocios”. Para él, es así de claro: el conocimiento sin experiencia desequilibra la balanza.   Andrés ejerció como arquitecto durante cuatro años luego de su graduación, pero, jalonado por el universo empresarial, decidió montar un gimnasio en Bogotá en el 2000. Se metió de lleno en este mundo y logró fusionarse con Body Tech; sin embargo, en 2005, le llegó una nueva oportunidad que parecía registrar grandes números. Un grupo de jóvenes que organizaban reconocidas fiestas lo buscaron para asociarse y abrir un bar, el famoso Cha Cha. El mundo nocturno recuerda que el negocio funcionaba más que bien, así que este emprendedor dedicaba su semana a los gimnasios y el fin de semana, a sus bares.   Posteriormente, con la experticia ganada y con el gusto por la vida nocturna, Andrés le dio vida a Rosario, bar ubicado en una antigua iglesia de Usaquén, negocio que duró dos años. Le siguió Penthouse, que se transformó en el actual Hotel Quinto, y, más tarde, abrió Delirio en la Zona Rosa, el cual lleva cinco años. Han seguido: Matilde Lina, Varadero, Márquez, Gigi’s y Marteen Bear. Un tren de éxitos y negocios bien encarrilado.   “Mi regla ha sido reinvertir las utilidades y, sobre todo, hacer de la noche un negocio formal”. Andrés aprendió a reconocer con rapidez que la falla o pecado que se cometía en este mundo era la informalidad y, entonces, entendió que para no morir con la marca, tenía que hacer de los bares empresas legalmente constituidas, funcionales y estructuradas. Con estos principios, él y otros seis socios crearon la razón social que los representa: Evedesa, empresa de decisiones bien pensadas.   Claves de su éxito Cómo elegir…   … la ciudad “Los negocios deben estar donde reside el empresario. No es recomendable tener oficinas de administración satélite, es decir, poner a otros responsables de los negocios cuando uno no puede estar al frente, porque es costoso y poco eficiente. El mundo de la noche es intenso, de completa dedicación”.   … la ubicación del local Jovenes3“En este negocio no es fácil, porque los arriendos son muy costosos, así que es bueno asociarse con quienes saben del tema. Es mejor empezar de manera prudente. En cuanto a la zona, en este nicho sí es importante ubicarse en un área de gran afluencia, ya que la gente no busca el sitio, sino la zona. El éxito del negocio de la rumba depende, en un 30%, de la ubicación”.   … la clientela “La clave es no ‘canibalizarse’, es decir, tener negocios de enfoques iguales, que compitan entre sí. Hay que operar con targets diferentes, los cuales se definen según la zona y la oferta que se tenga”.   Negocios   Nombre: Márquez. Ubicación: Zona Rosa, Bogotá. Apertura: septiembre de 2012. Tipo de negocio: restaurante–bar, con una carta de óptima calidad y servicio prime line. Se requiere reserva. Público objetivo: mayores de 25 años. Arquitectura y ambientación: contemporáneas y elegantes. Hace uso de los cuatro elementos: agua, fuego, aire y tierra. Utiliza la culebra como figura predominante en la decoración. Cualidades que avalan el negocio: modelo único, que permite al cliente pasar por diferentes mesas o salas y disfrutar de varias experiencias en un solo lugar. Está dirigido a clientes que desean privacidad y pasar un tiempo tranquilo. Propuesta: cocina robata grill, método de cocción japonés, que consta de una parrilla de tres piezas y se enfoca en la comida para compartir. Equipo de trabajo: 52 personas.   Nombre: Hotel Quinto. Ubicación: Zona Rosa, Bogotá. Apertura: diciembre de 2008. Tipo de negocio: bar-discoteca. Público objetivo: mayores de 25 años. Arquitectura y ambientación: basadas en un hotel boutique, de estilo neoyorquino, donde se destacan las galerías de arte. Tiene cinco pisos y una terraza. Cualidades que avalan el negocio: cuenta con una clientela fija y consolidada, que encontró en este lugar un espacio ideal para su gusto. Propuesta: música crossover, con presentaciones en vivo. No tiene oferta gastronómica. Equipo de trabajo: 55 personas.   Jovenes4Nombre: Mondrian. Ubicación: Zona Rosa, Bogotá. Apertura: septiembre de 2008. Tipo de negocio: rumba y comida. Público objetivo: gente joven desde los 20 años. Arquitectura y ambientación: decoración urbana, que evoca una galería de arte en la que se evidencian corrientes como el impresionismo y el expresionismo. Este lugar tiene el nombre del pintor vanguardista holandés Piet Mondrian. Cualidades que avalan el negocio: tener un target y un perfil bien definidos. Propuesta: sándwiches y hamburguesas. La oferta de bebidas está enfocada en los cocteles, que llevan los nombres de reconocidas piezas de arte y de grandes artistas. Equipo de trabajo: 40 personas.   Nombre: Varadero. Ubicación: Zona Rosa, Bogotá. Apertura: noviembre de 2010. Tipo de negocio: restaurante. Público objetivo: adultos. Arquitectura y ambiente: de estilo 100% cubano. Llamativos murales de artistas y piezas de bambú hacen de este lugar un espacio típico y coloquial. Cualidades que avalan el negocio: concepto original que hace una representación fiel del ambiente cubano, el cual está dirigido a un target muy definido. Propuesta: gastronomía cubana especializada en pescados y mariscos. De jueves a sábados se disfruta de un ambiente musical cubano. Equipo de trabajo: 40 personas.   Nombre: Matildelina. Ubicación: Zona Rosa, en Bogotá, y Cabecera, en Bucaramanga. Apertura: mayo de 2007 y noviembre de 2012, respectivamente. Tipo de negocio: restaurante–bar. Público objetivo: vallenateros. Arquitectura y ambiente: de estilo 100% discotequero, evoca la costa colombiana, gracias a los acordeones, las fotos históricas y los sombreros que decoran el lugar. Cualidades que avalan el negocio: instalaciones de 400 m2, con música vallenata en vivo y un target ampliamente definido. Propuesta: comida típica de Valledupar. Música crossover, con énfasis en el vallenato. Equipo de trabajo: 60 personas.   Nombre: Gigi’s Wine Market. Ubicación: Usaquén, Bogotá. Apertura: diciembre de 2012. Tipo de negocio: restaurante. Público objetivo: adultos mayores de 35 años, amantes del buen vino y la buena mesa. Arquitectura y ambiente: de estilo neoyorquino, donde el vino es el protagonista; por ello, se alude a una bodega de los años 20, con detalles vanguardistas. Cualidades que avalan el negocio: fortalecer el concepto del wine market, que le apunta al consumo del vino a precio de costo. Propuesta: comida internacional, francesa, italiana y mediterránea. Equipo de trabajo: 25 personas.   Próximos proyectos   Abrir la marca Marteen Bear, bar restaurante de comida rápida, de formato pequeño, estilo pop, para gente joven; la cadena se abrirá en Bogotá y el primer local estará en la Zona Rosa. El segundo proyecto, a mediano plazo, es expandir Gigi’s en otras áreas de Bogotá y, por último, incursionar en el centro de la ciudad con un restaurante bar, llamado El Capitalino.   Maurizio Mancini y Gerónimo Basile ________________________________________________________________________________ “No crear marcas que mueran, sino negocios que permanezcan”   A finales del siglo XIX, Generoso Mancini de Silvi y Rómulo Cruciani, dos amigos italianos de Tívoli, emprendieron una de las travesías más arriesgadas de sus vidas: atravesaron el Atlántico y, por diferentes circunstancias, terminaron arribando a Barranquilla el 5 de diciembre de 1919 y se quedaron para hacer historia. Fueron los creadores de la famosa compañía de harina de trigo La Insuperable.  
De izquierda a derecha: Maurizio Mancini y Gerónimo Basile.
De izquierda a derecha:
Maurizio Mancini y Gerónimo Basile.
Ésta es la dinastía de donde proviene Maurizio Mancini, barranquillero de 33 años y nieto de ese italiano. “Pasé toda la vida en medio de la industria alimentaria, pues mi padre también fundó una importante empresa de aceites vegetales y de soya. Así que, aunque estudié derecho en Bogotá, en mis ratos libres siempre estaba diseñando mi futuro restaurante”.   Al comienzo, Maurizio pensó que su restaurante sólo sería un side business, es decir, un negocio complementario que ejercería además de su carrera, pero con el tiempo se dio cuenta de que las cosas serían diferentes. En su época universitaria abrió su primer negocio, un bar que se llamaba G-SPOT, basado en los años 70, tipo retro, con servicio a la mesa. Éste funcionó bien y luego evolucionó en Sand, el segundo bar de Mancini.   Con los mismos socios del bar, Maurizio viajó a Miami para abrir Macondo. “Quería llevar la cultura nacional a los Estados Unidos. Fue un negocio muy bello, reconocido internacionalmente, tanto que fue portada de diferentes medios. Muchos latinos famosos, como Shakira, Sofía Vergara, Paulina Rubio y Julio Iglesias, pasaron por allí”, comenta. El establecimiento funcionó durante ocho años. Luego, Mancini decidió regresar a Colombia, pues sabía que era el momento de hacer negocios duraderos y estables en su país.   Se asoció con Gerónimo Basile y hoy trabajan aplicando un concepto de negocios que marcan la diferencia con una identidad y un enfoque claros. “Hay que tener lugares dotados de personalidad”. Así que cada establecimiento que han desarrollado tiene vida propia y funciona como empresa independiente y con socios diferentes. La experiencia temprana de Maurizio y Gerónimo les ha permitido desenvolverse apropiadamente en un negocio que es como un río revuelto; por eso, son conscientes de que para sostenerse en este medio hay que pasar de la moda y el momento a la empresa.   Claves de su éxito Cómo elegir …   … la ciudad “No hay ciudades mejores que otras, pero las capitales del mundo sí tienen un factor determinante: el poder económico. Lo realmente importante es tener el negocio en la ciudad donde uno vive, porque esto se construye día a día y manejándolo directamente”.   … la ubicación del local “Al comienzo debes buscar zonas de renombre, pero cuando ya te reconocen puedes moverte con libertad, porque la gente te busca. Cuando manejas el medio con madurez no necesitas una zona específica”.   … la clientela “Uno debe crear lugares pensando en targets específicos y en suplir necesidades claras, lo cual es esencial. Cuando se define bien el target, hay más garantías. No hay que tener lugares que no son nada, no hay que montar negocios por montarlos”.   Negocios   Nombre: Kong. Razón social: Ping Pong SAS. Ubicación: Zona G, Bogotá. Apertura: junio de 2009. Tipo de negocio: restaurante gourmet. Público objetivo: amantes de la cocina china tradicional. Arquitectura y ambientación: una casa de los años 50, que conserva su estilo y representa de una manera surrealista a la ciudad de Hong Kong, a través del uso de la seda, el amor a la naturaleza y la expresión de libertad. Cualidades que avalan el negocio: tener una oferta gastronómica con recetas exclusivas, que no se consigue en otro lugar. Su concepto, característico de la región de Szechuan, es: mil platos, mil sabores; de esta manera, el cliente tiene la opción de elegir a partir de un menú amplio y compartir. Propuesta: oferta diversa en coctelería internacional, especialmente asiática, en la que se utilizan insumos como el jengibre, el picante y el lychee. La comida china se sirve en grandes porciones para compartir. Tiene un bar en el primer piso, así que los miércoles, los jueves y los viernes son famosos, con DJ invitados. Equipo de trabajo: 40 personas.   MagnolioNombre: Magnolio. Razón social: Mauman SAS. Ubicación: Zona G, Bogotá. Apertura: enero de 2011. Tipo de negocio: bar–restaurante. Público objetivo: jóvenes y adultos. Arquitectura y ambientación: casa de los años 50, de tres pisos, donde predominan las formas irregulares en su mobiliario, los jardines y la decoración con animales hechos con fibra de vidrio, los cuales le imprimen un toque natural. Cualidades que avalan el negocio: está abierto todos los días desde las 12:00 m. hasta las 3:00 a.m., así que es un lugar ideal para una ciudad que no duerme. Tiene una importante clientela. Propuesta: comida casera de elevada calidad, que evoca una época. Éste es el concepto de ‘comfort food’ desarrollado en Estados Unidos, el cual se refiere a una cocina sencilla y hogareña, pero con elaboraciones de gran calidad. Se escucha música de los años 50, como el jazz, y canciones de Frank Sinatra y Elvis Presley: a medida que transcurre la noche, aumenta el ritmo con melodías de diversos países. Los jueves hay fiestas de salsa. Equipo de trabajo: 60 personas.   Nombre: NN. Razón social: NN SAS. Ubicación: calle 71 con carrera 5a., Bogotá. Apertura: septiembre de 2012. Tipo de negocio: restaurante. Público objetivo: personas de 30 a 80 años. Arquitectura y ambientación: se origina en el art decó, que se desarrolló en el período de entreguerras (1918-1939). Todos los objetos, como las lámparas, los apliques, las figuras y el papel de colgadura de las paredes son originales o representativos de esa época. Cualidades que avalan el negocio: concepto basado en los años 20, cuando en Estados Unidos existía la prohibición del licor y no se podía beber en lugares públicos, sino en locales clandestinos. NN recrea esa época, al ser un restaurante que no es visible para los transeúntes en general, que atrae al público que desea tener privacidad. Propuesta: cocina internacional de elevado nivel y bebidas que recrean la época de los años 20, cuando se usaba la coctelería con frutas. Equipo de trabajo: 45 personas.   Nombre: Bardot. Razón social: Sand Ltda. Ubicación: Parque de la 93, Bogotá. Apertura: agosto de 2003. Tipo de negocio: bar. Público objetivo: jóvenes mayores de edad. Arquitectura y ambientación: inspirado en la época dorada de Francia y en Brigitte Bardot. Tiene fotos y cuadros que evocan a esta artista. El color dorado se usa ampliamente. Cualidades que avalan el negocio: su capacidad de evolución. Es un negocio vivo, que se transforma según las necesidades del mercado; por eso, siempre cuenta con artistas, bailarines, noches y fiestas temáticas. Propuesta: amplia variedad en coctelería. Es un lugar romántico, de música crossover. Equipo de trabajo: 20 personas.   Próximos proyectos Abrir una tienda de delicatessen, con oferta de sándwiches, hamburguesas y ensaladas, que funcione las 24 horas del día; arrancará a mediados de 2013. A largo plazo, abrir un restaurante italiano para público masivo.   Takami _______________________________________________________________ “Hacemos restaurantes para la gente, no marcas pretenciosas”   Negocios de cocina amable, donde todo el mundo tenga cabida, lejos de la premisa de exclusividad o targets selectivos, pero con una elevada calidad y un buen servicio: así es Takami, empresa que empezó como un proyecto de grado de dos estudiantes de administración de empresas, de la Universidad de los Andes.  
De izquierda a derecha: Andrés Encinales y Felipe Vásquez.
De izquierda a derecha:
Andrés Encinales y Felipe Vásquez.
A sus 23 años, Felipe Vásquez se graduó y decidió, junto con un compañero de clases, crear un sushi-bar como proyecto de tesis. Así nació, en 2001, Takami, ubicado en la carrera 85 con calle12. “Vivimos muy agradecidos con esa experiencia, porque nos permitió incursionar en este medio y nos dio la oportunidad de adquirir el conocimiento”, dice Felipe.   Años más tarde, su ex compañero de clases y primer socio se retiró. Se unió entonces al negocio el hermano de Felipe, Nicolás Vásquez, administrador de empresas; posteriormente llegó Andrés Encinales, graduado de economía y finanzas en Boston y de cocina en Nueva York. Hoy, Felipe, Nicolás y Andrés están al frente de Takami, acompañados por otros socios pequeños.   Así, el sushi-bar universitario se convirtió en una empresa que hoy tiene 12 años de trayectoria, 12 puntos de venta y 6 marcas. En los últimos años, los empresarios han sido testigos fieles de la evolución que ha vivido el sector, el cual, según dicen, se ha vuelto muy competitivo, con un nivel de juego más elevado y más difícil.   Pero ellos han sabido capotearlo de manera exitosa. Andrés asegura que han logrado mantenerse gracias a que su empresa no es una segunda opción, pues no tienen trabajos paralelos ni realizan otros negocios. Todos los días se levantan pensando en esto. Además, han decidido apostarle a una filosofía empresarial muy vanguardista: “Nuestra estrategia consiste en no jugar con negocios exclusivos, sino de excelente calidad. Nos gusta la comida para todo el mundo, sin mucha pretensión”, asegura Felipe.   Aunque no creen tener claves de éxito ni ser los maestros del sector, sí hablan de la experiencia adquirida con los años de trabajo: “Nuestra intención es crear marcas que aún no existan, hacerlo en el momento adecuado, tener intuición, no manejar una empresa a control remoto, hacer restaurantes para que sean rentables, comerciales y que les guste a la gente, y, sobre todo, no escatimar esfuerzos ni costos en la satisfacción de nuestro propio recurso humano”.   Claves de su éxito Cómo elegir…   … la ciudad “Primero, es claro que Bogotá mueve la economía del país; pero más allá de eso, creemos que pensar en ciudades distintas puede distraer la atención. Lo que hemos podido averiguar es que cada ciudad funciona de manera particular y tiene sus propias reglas de juego; por eso, para considerar otras ciudades es necesario estudiar los mercados”.   … la ubicación del local “Depende de distintos factores. Pretender llegar al lugar en el que todos queremos estar se ha vuelto muy costoso; además, el fenómeno de la “zona” suele ser aburrido; en cambio, hay otros lugares que ofrecen muchos puntos a favor: vías de acceso, cercanía, flujo de gente, facilidades. Hay que tener claro que las zonas cambian mucho y puede haber saturación, así que a veces funciona la estrategia contraria. Todo depende del momento y de la intención”.   … los clientes “En primer lugar, hay que esclarecer lo siguiente: el negocio se crea con base en el target o es el negocio el que atrae a los clientes. Uno debe hacer proyectos para ciertos mercados y definir quién es el cliente; sin embargo, muchas veces, luego de abierto el establecimiento, llegan clientes que no estaban previstos, razón por la cual, con el tiempo, es preciso ajustar la oferta”.   Negocios   Jovenes12Nombre: Sipote Burrito. Ubicación: cinco locales: Andino, Gran Estación, Salitre Plaza, Parque de la 93 y Unicentro. Apertura: primera apertura, diciembre de 2005. Tipo de negocio: cadena de comida rápida con inspiración mexicana. Público objetivo: gente joven. Arquitectura y ambientación: espacios sencillos que inspiran grandeza. La protagonista es una barra con todos los ingredientes, en la que los clientes pueden armar burros, potes y tacos. Cualidades que avalan el negocio: productos de óptima calidad en el segmento de comida rápida. Ofrece flexibilidad a la hora de armar el producto, pues el cliente elige los insumos y la preparación. Propuesta: burros, potes y tacos en grandes porciones e infinidad de combinaciones. Equipo de trabajo: 60 personas.   Nombre: Central Cevichería. Ubicación: calle 85 con carrera 13, Bogotá. Apertura: marzo de 2008. Tipo de negocio: restaurante. Público objetivo: todos los amantes de los ceviches, los pescados y los mariscos. Arquitectura y ambientación: sitio alegre, festivo y tropical, ambientado con son cubano y salsa. Cualidades que avalan el negocio: el concepto del pequeño local de ceviches tradicional evolucionó hacia un restaurante experto en ceviches con diferentes recetas y formas. Propuesta: cevichería, con un capítulo de pescados y mariscos. En cuanto a bebidas, predominan los refrescos, que son infusiones a base de frutas frescas. Equipo de trabajo: 55 personas.   Nombre: Osaki. Ubicación: tres puntos en Bogotá: calle 71 con carrera 5a, Parque de la 93 y Usaquén. Apertura: primera apertura, junio de 2002. Tipo de negocio: restaurante. Público objetivo: todo aquel que busca una opción diaria y no de ocasión. Cocina amable y con calidad. Arquitectura y ambientación: espacios sencillos y confortables, para vivir el día a día alrededor de una buena comida. Cualidades que avalan el negocio: la experiencia en el tiempo lo representa, pues lleva 11 años en el mercado. Tiene una combinación perfecta de calidad, precio y servicio. Propuesta: shushi-bar, con un capítulo de comida del sudeste asiático. Equipo de trabajo: 90 personas.   Nombre: 80 Sillas. Ubicación: Usaquén, Bogotá. Apertura: mayo de 2006. Tipo de negocio: restaurante. Público objetivo: todos los aficionados a la comida de mar. Arquitectura y ambientación: de manera armónica se conjugan elementos propios de una casona colonial en un local de estética sencilla y acogedora. Cualidades que avalan el negocio: no relacionar los pescados y los mariscos con un negocio complejo y de ocasión, sino ofrecer un formato de comida casual y amable para todos los días. Propuesta: oferta de pescados y mariscos, con un capítulo de ceviches no tradicionales. Cuenta con una buena selección de vinos. Equipo de trabajo: 30 personas.   Jovenes13Nombre: Horacio Barbato. Ubicación: Usaquén, Bogotá. Apertura: julio de 2010. Tipo de negocio: restaurante. Público objetivo: todo tipo de consumidores; dirigido especialmente al público adulto. Arquitectura y ambientación: en medio de un gran jardín, que sirve de marco para ambientar el restaurante, se logró un espacio cálido y sencillo. Cualidades que avalan el negocio: a pesar de su categoría gourmet o de alta cocina, se construyó como una marca no exótica o pretenciosa, sino de comida familiar, donde la gente encuentra un menú que le gusta y le resulta cómodo. Propuesta: la preparación gira en torno al horno de leña, que es la base del negocio. No predomina un género específico de comida, sino el modo de cocción. Se realiza la trazabilidad de los insumos, haciendo énfasis en el uso de ingredientes artesanales y no industriales. Equipo de trabajo: 27 personas.   Nombre: La Fama BBQ. Ubicación: calle 65 con carrera 4.a, Bogotá. Apertura: noviembre del 2012. Tipo de negocio: BBQ tradicional americano. Público objetivo: todo tipo de clientela, especialmente los jóvenes. Arquitectura y ambientación: es una construcción con un enfoque sostenible, en la que se reciclaron materiales y se diseñó un sistema de recolección de aguas para el lavado; además, tiene paneles solares para el suministro de energía. El resultado es un espacio cómodo, cálido y descomplicado. Cualidades que avalan el negocio: un excelente producto, considerado como único en su clase y aceptado por el público colombiano. Propuesta: comida BBQ del sur de los Estados Unidos, la cual es preparada con el método de ahumado. La base del restaurante son los hornos, donde se cocina a temperatura baja y constante, y por largas horas. Su carta está enfocada en las carnes. Equipo de trabajo: 30 personas.   Próximos proyectos Abrir un nuevo restaurante en Bogotá a mediados de 2013. Un chef procedente de Nueva York se hará cargo de las preparaciones. El establecimiento estará ubicado en la calle 90 con carrera 11 y su carta será acogida con facilidad. En el futuro, se piensa abrir más locales de Sipote y Osaki.

Comentarios

comentarios