Estrategias de comunicación bien servidas

Estrategias de comunicación bien servidasEl auge de la buena mesa en el país también es aprovechado por las agencias de comunicación, las cuales les ofrecen a sus clientes escenarios gratos, diversos y efectivos para que presenten sus productos. Las empresas que prestan servicios de catering se ven favorecidas con estas estrategias. Por Francisco Cardona. Fotos: © 2013 Thinkstock.     No es lo mismo hacer la presentación de un producto, un servicio o una novedad en un gran salón frío e impersonal que realizarla en un ambiente original con algunos deliciosos platos y exquisitos vinos o licores: los resultados son muy distintos. La satisfacción de los asistentes por la atención recibida estará ligada inevitablemente a la noticia comunicada y, por tanto, la efectividad de la campaña será mucho mayor. Al respecto, los clientes demandan que ese tipo de eventos se lleven a cabo directamente en el lugar donde se genera la noticia, y, para tal fin, las agencias de comunicación deben acudir, cada vez con mayor frecuencia, a reconocidos restaurantes o escuelas de cocina para que les presten sus servicios de catering y les propongan menús a la medida de sus necesidades.   Estrategias de comunicación bien servidasEsta nueva tendencia es un reto para las agencias de comunicación y los establecimientos que prestan tales servicios. La revista CATERING contactó a una agencia de comunicación, que tiene importantes clientes relacionados con el sector de food service, y a una reconocida escuela de cocina para que nos dieran sus opiniones sobre el tema.   Estrategias de buen gusto   Express Comunicaciones Estratégicas es una agencia de comunicaciones y relaciones públicas con cuatro años en el mercado. Entre los clientes que tiene en el sector gastronómico y la hospitalidad están: Celuisma Hoteles – España (Hotel Caribe en Cartagena; Hotel Playa Dorada en Puerto Plata, República Dominicana, y Bantú Hotel & LifeStyle en Cartagena); Gato Dumas Colegio de Gastronomía en Bogotá; RepCo (Néctar, Ron Santafé y Aguardiente 180); Global Wine & Spirits en Bogotá; restaurante Peruviano en Bogotá; restaurante Lima Cantón en Bogotá, CATS Restaurante-Escuela en Bogotá, y restaurante 8-18 en Cartagena.   Entre sus servicios están: desarrollo de campañas de comunicación externa, free-press, relaciones públicas con medios y líderes de opinión y, en varios casos, organización y coordinación de eventos.   “En algunas ocasiones, por cuestiones de espacio o concepto del evento, no es posible realizar las actividades promocionales de marca en los restaurantes; por eso recurrimos a sus servicios de catering, porque además de constituir un sello de garantía y calidad para el organizador, les proporcionan a los invitados un referente y, en muchos casos es un plus en el momento de convocar”, comenta Catalina Roa Botero, gerente de esta agencia de comunicación.   Estrategias de comunicación bien servidasLos aspectos que se tienen en cuenta para seleccionar los restaurantes o empresas que vayan a prestar sus servicios de catering dependen en gran medida de estos factores: la clase de evento, el público a quien va dirigido y el concepto que la agencia quiere manejar. “Por lo general, buscamos restaurantes o colegios de gastronomía reconocidos y, según el presupuesto disponible, solicitamos una propuesta de menú y analizamos el tipo de operación que tendrán dentro del evento”, expone Catalina.   Entre sus experiencias más exitosas está el trabajo que ha realizado con Diego García Vela, chef peruano residente en Colombia. Este ex chef ejecutivo del famoso restaurante Nazca ha sido vital para Express Comunicaciones Estratégicas, pues lo considera un profesional que aporta ideas a los eventos, propone alternativas de comida originales desde su presentación y logra adaptarse a cada situación. “Todos los eventos en los que trabajamos con Diego García son exitosos, y su comida se roba el protagonismo”, dice Catalina.   Por citar otro caso, Express Comunicaciones Estratégicas tuvo la oportunidad de trabajar en la celebración del Día Internacional del Malbec, que realizó la embajada de Argentina en Bogotá, en alianza con la marca de vinos argentinos premium Terrazas de los Andes. La naturaleza del evento exigía desarrollar un menú de primera categoría, por lo que la agencia pensó en Gato Dumas Colegio de Cocineros Colombia, para que hubiera coherencia con el concepto argentino de dicha celebración en toda su expresión; además, para el caso, consideraron el hecho de que esa escuela tiene su origen argentino y goza de gran prestigio en los ámbitos nacional y latinoamericano.   El reto para los chefs y los estudiantes de Gato Dumas era diseñar y preparar el menú para un público de gran categoría y conocedor de la gastronomía argentina. El evento tenía además cierto contenido académico, pues se trataba de una cena-maridaje en la que los invitados harían un recorrido por el malbec y conocer las maravillosas posibilidades al combinarlo con la cocina nacional. “Fue un gran acierto acudir a ellos, pues cada detalle y cada ingrediente estuvieron justificados y milimétricamente pensados”, opina Catalina.   Una academia de grandes servicios   Estrategias de comunicación bien servidasCon un promedio de tres eventos por semana, Gato Dumas Colegio de Cocineros Colombia reconoce que el servicio de catering es una actividad cuya demanda está en aumento. La revista CATERING les consultó la logística que aplican en este tipo de servicios ofrecidos por medio de una agencia de comunicación.   1. Propuesta de menú. Es un acuerdo entre el cliente y la escuela, que está en capacidad de hacer cualquier menú. Por lo general, el cliente viene con alguna idea respecto a la comida que quiere. Con base en ello, la academia arma varias propuestas para que el cliente elija la que más le guste. Si éste viene sin ideas, el equipo de cocina se reúne y propone un menú de acuerdo con la cantidad de personas que se espera atender y el horario en que se van a servir los platos. En el caso de la cena–maridaje que tuvo lugar en la casa del embajador de Argentina, los chefs de la escuela primero probaron los vinos que se iban a servir, para conocer sus propiedades, y, de acuerdo con esto, sugirieron un menú. Luego, con los distribuidores de los vinos, probaron las bebidas con los platos, para saber si estaban de acuerdo. Lo que se hace, básicamente, es buscar la armonía entre los sabores del vino y los de la comida. En este caso, la propuesta partió de la escuela, pero también es posible que el sommelier de la bodega se reúna con quienes van a preparar el menú y les diga lo que está buscando y cómo es el vino, para armar los platos en conjunto.   2. Cantidad máxima de comensales que puede atender el equipo de eventos de la escuela. No hay un número máximo estipulado. La escuela se adapta a la cantidad de personas que indique el cliente. En caso de adicionar muchas más personas, los organizadores del evento deben avisar a la escuela, mínimo dos o tres días antes, para que ésta pueda preparar los platos suficientes.   3. Decisión sobre el lugar donde se cocinará. Si la agencia o el cliente quieren que se cocine en el punto del evento, es posible hacerlo, siempre y cuando el espacio lo permita. “Lo que hacemos generalmente es preparar la comida en la escuela y llevarla después al evento, para que allí sólo sea necesario calentarla y regenerarla”, comenta Nancy Tobares, docente del área de cocina de Gato Dumas Bogotá. Cuando en el lugar del evento hay una cocina amplia con fuegos y hornos, se pueden poner más guarniciones o salsas. Si no hay espacio, se prefiere jugar con el plato principal, una guarnición y una salsa, y con platos más simples para que el servicio sea más ágil.   4. Qué tipo de personal y cuántos se necesitan. Requieren cocineros, pasteleros, estudiantes y el cuerpo de profesores. Los profesores son quienes manejan la cocina, y los alumnos colaboran en el mise en place y en hacer las preparaciones como tal dentro del colegio. El número de personas de servicio depende de la cantidad de comensales; por ejemplo, en el caso de la embajada eran 60 comensales y para ello llevaron cinco cocineros y pasteleros. Esto también depende del menú que se va a servir, ya que algunos platos son complicados o tienen muchas guarniciones o salsas, razón por la cual se requiere más personal. Por cada 10 o 12 comensales se dispone de un mesero; a veces, por cada 20 personas se destina un mesero, según la importancia del evento.   Estrategias de comunicación bien servidas5. Logística de la preparación del menú. Una semana antes de la fecha de atención ya se deben tener definidos el menú, la hora y los tiempos del servicio, así como la manera de servir los platos. El intermediario entre el cliente y la escuela estipula los horarios y los tiempos del servicio. Algunas veces, se sirve una entrada y luego, hay una interrupción; después de 15 o 20 minutos, se saca el plato principal. En ocasiones, el proceso es distinto: se sirve la entrada; y a los 10 minutos, el plato principal, y a los 15, el postre. El día anterior al servicio ya se tiene todo hecho; lo único que se hace en el día del evento son detalles de decoración y guarniciones.   6. Equipos e instalaciones que requieren para prestar el servicio de catering en el lugar del evento. Si en el punto no hay estufas u hornos, se llevan samovares para mantener calientes los productos. En cuanto al menaje, si no está en el evento, la escuela lo lleva, previo acuerdo con el cliente: qué tipo de platos van a ser, cómo se va a efectuar el servicio y cómo va a ser el emplatado. La importancia de definir el tipo de platos está relacionado con el número de guarniciones que se piensa servir. La escuela puede llevar el menaje o puede alquilarlo según lo que se necesite; incluso puede contratar meseros adicionales.

Comentarios

comentarios