Por el uso debido de las propinas

Ley de propinasNuevo proyecto de ley busca que terminen las irregularidades y los abusos en el manejo de las propinas en establecimientos de comercio. De ser sancionado como ley de la República, el 100% de lo percibido pasará al personal de servicio y habrá fuertes sanciones para quienes incumplan. Por Paola Martínez. Tautológico     “Con el presente proyecto de ley se pretende corregir una situación de atropello que se presenta reiteradamente por parte de los dueños y/o administradores de establecimientos de comercio dedicados al servicio de alimentos, bebidas y/o espectáculos públicos, y en todos los negocios donde se sugiere el pago de la propina. Frecuentemente ocurre que los dineros que los clientes entregan a título de propina, como una forma de agradecer por los servicios prestados, son utilizados indebidamente para la reposición de elementos como manteles, copas, vasos y cubiertos o son usados por los dueños y/o propietarios para pagar los salarios del personal que integra la cadena de servicios”.   Éste es el principal argumento que llevó, hace año y medio, al representante a la Cámara Efraín Torres Monsalvo a generar una ley que frene las irregularidades en el uso de las propinas, pues actualmente no existe decreto, artículo o norma que obligue a los dueños de los establecimientos a darlas en su totalidad a quienes prestan el servicio.   Ley de propinas Luego de recibir varias quejas de empleados de diferentes establecimientos, este político decidió elaborar una propuesta seria que proteja los derechos de quienes trabajan en la cadena de servicio. El proyecto de ley fue radicado a mediados de agosto y está en proceso de asignación de ponente en la Comisión Séptima de la Cámara de Representantes. Cuando pase esta instancia, irá a la plenaria de dicho órgano, luego al Senado y, finalmente, a sanción presidencial. Entonces, se espera que para marzo de 2014 entre en vigor como ley de la República.   ¿Cuáles son realmente las opciones de que se convierta en ley? ¿Qué reglas de juego impone? Efraín Torres respondió en exclusiva, para la revista CATERING, éstas y otras preguntas. Los temas neurálgicos de este proyecto se exponen a continuación.   ¿A quiénes se aplica? A todos los establecimientos de comercio dedicados a la prestación de servicios de consumo de alimentos, bebidas y/o espectáculos públicos, y a cualquier otro en que se sugiera el pago de la propina.   ¿Para quiénes sería el dinero recaudado? Dado que las propinas son el producto de un acto de liberalidad efectuado por el usuario, que quiere dar una gratificación por el servicio recibido, sus beneficiarios serán única y exclusivamente las personas que trabajen en la cadena de servicio (no propietarios, administradores, etc.), la cual está compuesta por meseros, vigilantes, acomodadores de carros, auxiliares de cocina, cocineros, bármanes, recepcionistas, etc.   Se considera que todas las personas involucradas en la prestación del servicio al cliente deben ser beneficiarias de la propina, ya que el esfuerzo y la dedicación de cada uno de ellas son las razones por las cuales el consumidor toma la decisión de pagarla o no.   ¿Cómo se define la repartición? La distribución se establece internamente, de común acuerdo entre tales beneficiarios. El compromiso tendrá que ser pactado por escrito y cada uno de los miembros de la cadena de servicio deberá tener una copia de dicho convenio. Los acuerdos habrán de ser remitidos a las autoridades laborales conforme a las determinaciones del Ministerio del Trabajo. En caso de que no se llegue a un arreglo con los miembros de la cadena de servicio, las propinas serán distribuidas equitativamente entre cada uno de ellos.   Se prohíbe a los propietarios y/o administradores de los establecimientos intervenir de cualquier manera en la distribución de las propinas o destinar alguna parte de ellas a gastos que, por su naturaleza, debe asumir la empresa, tales como la reposición de elementos de trabajo. Tampoco se podrá, por ningún motivo, retener al trabajador lo que le corresponda por concepto de propinas.   Ley de propinas ¿Tiene alguna afectación salarial? Los ingresos que por concepto de propinas reciban los trabajadores de los establecimientos no constituyen un salario y, por consiguiente, en ningún caso se podrán considerar como factor salarial. El trabajador no podrá ser sometido a disminución o a algún detrimento de su sueldo a razón de la percepción de las propinas.   ¿Cambia el concepto de propina voluntaria? De acuerdo con el tratamiento que la Superintendencia de Industria y Comercio ha dado al tema de las propinas, y considerando tanto la naturaleza como los usos sociales de éstas, se establece de manera clara que obedecen exclusivamente a la voluntad o liberalidad de los clientes, consumidores o usuarios, razón por la cual el personal del establecimiento deberá preguntar previamente al cliente si desea incluir dentro de su cuenta o factura su propina voluntaria, recordándole el derecho a reconocerla o no.   ¿Habrá sanciones?   – Cuando los dueños de los establecimientos retengan las propinas y las empleen para su beneficio particular, cuando no se entreguen a los miembros de la cadena de servicio, cuando se usen para el pago de salarios o se utilicen para cubrir gastos internos del negocio, los inspectores de trabajo impondrán multas equivalentes al monto de uno a cinco mil veces el salario mínimo mensual vigente, según la gravedad de la infracción y mientras ésta subsista, sin perjuicio de las demás sanciones contempladas en la normatividad vigente. El dinero percibido por la imposición de estas multas se destinará al Servicio Nacional de Aprendizaje, SENA. – En caso de reincidencia, y atendiendo a la gravedad de las faltas, se efectuará el cierre definitivo del establecimiento de comercio o se emitirá la orden de retiro definitivo de una página web en internet o del medio de comercio electrónico que aquél utilice. – Se impondrán multas sucesivas de hasta mil salarios mínimos legales mensuales vigentes al establecimiento, por inobservancia de órdenes o instrucciones, mientras éste permanezca en rebeldía. – Cuando se compruebe que los administradores, directores, representantes legales, revisores fiscales, socios, propietarios u otras personas naturales han autorizado o ejecutado conductas contrarias a las normas, se les impondrán multas de hasta 300 salarios mínimos legales mensuales vigentes y se les prohibirá ejercer el comercio hasta por cinco años, contados a partir de la ejecutoria de la sanción.   ¿Un proyecto con futuro? Aquéllos son los puntos clave que contempla el proyecto de ley, que, de ser aprobado, beneficiará a un importante recurso humano en Colombia.   Ley de propinas“Considero que los congresistas están sintonizados con el proyecto, pues reconocen la necesidad de que el personal de servicio reciba la propina que le corresponde. Además, este proyecto ya había sido presentado ante el Congreso de la República en la legislatura 2011-2012, donde fue aprobado en primer debate por la Comisión Séptima de la Cámara de Representantes y fue radicado para segundo debate ante la plenaria de dicha corporación; pero lamentablemente, debido a la congestión de distintos proyectos legislativos, no pudo ser debatido y posteriormente aprobado. Sin embargo, aspiramos a que se sancione como ley nacional en 2014”, explica el representante a la Cámara.   En general, con este proyecto se busca que las propinas beneficien a las personas que con su esfuerzo, dedicación, atención y amabilidad hacen pasar un rato agradable al cliente. Así, también se salvaguardan los derechos del consumidor, quien no desea que ese dinero se destine para el pago de salarios o para la reposición del menaje.   Éste es un tema sensible, que para los empresarios del sector puede resultar incómodo o injusto; sin embargo, el representante a la Cámara deja las puertas abiertas al debate e invita al gremio a discutir los pormenores del proyecto.   El balance de los beneficiarios   Aunque toda nueva ley o decreto beneficia a muchas personas y afecta a otras, en este caso, diferentes analistas y expertos consultados por la revista CATERING coincidieron en decir que el proyecto es noble en sus intenciones y que es importante darle vía libre. No obstante, los propietarios de los establecimientos tienen otra concepción al respecto (ver recuadro ‘Qué dicen los empresarios’).   Guillermo Sánchez Pérez, director de GSP, Consultores en Alimentos y Bebidas Ltda., y presidente de la Asociación Colombiana de Maîtres y Meseros, ACMM, estima que, de ser aprobado el proyecto de ley, se dará un paso importante en el reconocimiento de los derechos de los trabajadores de un sector que, en algunos casos, aún vive el fenómeno de la informalidad.   “Desafortunadamente, se creó la costumbre de destinar un porcentaje de las propinas para la reposición de menaje (el 10% del total de las propinas recibidas) o para el pago de algunos gastos, como los servicios públicos, pues se considera que aquéllas forman parte de los ingresos del negocio. No se entregan en su totalidad porque no hay ningún ente gubernamental que verifique la forma de repartirlas equitativamente”.   En este sentido, el presidente de la ACMM está de acuerdo con el representante Torres, y afirma que la propina es un reconocimiento que hace el cliente por el buen servicio recibido; por lo tanto, tiene que ser manejado en su totalidad y repartido exclusivamente por el personal de servicio. Esto, claramente, va a implicar un cambio de mentalidad, pues será importante entender que cada persona en su cargo tiene una misión, un objetivo y una finalidad específicos. Todos deben ganar.   La propina, además, no debe ser un motivo de descuadre financiero o de pérdidas. Las empresas organizadas tienen que manejar sus precios de venta según sus costos y sus gastos, y considerando una utilidad acorde con el tipo de operación gastronómica que realizan.   Ley de propinasTodo esto demuestra que es un tema sensible y, como bien lo dice Guillermo Sánchez, “aunque a muchos no les guste porque les van a tocar el bolsillo, es positivo, ya que se va a ‘obligar’ a hacer un buen manejo de las propinas y entregarlas en su totalidad a quien corresponde”. De igual forma, es urgente reglamentar los ingresos por propinas, que en su mayoría se pagan por medios electrónicos, para que sean manejados en cuentas aparte y con los documentos de control adecuados.   En conclusión, se espera que este vacío legal quede resuelto y que las propinas vayan a las manos de sus reales beneficiarios. Aunque el sector aún tiene mucho que decir y considera que la norma desconoce totalmente la realidad del gremio, aún falta tiempo y en el camino pueden equilibrarse las cargas.   ¿Qué dicen los empresarios?   Aunque los empresarios no desconocen la importancia de temas como la informalidad, aseguran que el manejo de las propinas no es un asunto tan simple como se pretende hacer ver. Para tomarle la temperatura a esta propuesta, le pedimos su opinión a Andrés González, uno de los empresarios con más trayectoria en el sector, quien es el actual gerente general de Evedesa, razón social que representa a bares y restaurantes como Marquez, Hotel Quinto, Mondrian, Matildelina, Varadero y Gigi’s Wine Market.   “Podría decirse que el representante Efraín nunca trabajó en un restaurante ni en un bar, y si lo hizo, es claro que no tuvo una inducción de trabajo en equipo. Todas las personas que trabajan en esa clase de establecimientos tienen su pago, ya sea por nómina o por su turno, si son rotativas. Los únicos que trabajan de ese modo son los inversionistas, y no reciben ningún tipo de salario. Así que también debemos pensar en esas personas que se reúnen a conformar un negocio de este tipo, en el que invierten y se endeudan con grandes sumas de dinero.   Ley de propinasUn equipo debe funcionar sincronizada y armónicamente; pero si falta alguien o hace mal su labor, todo se descompone. En una empresa el equipo está conformado por personas de distintas áreas (oficina, administración, gerencia, seguridad, aseo, cocina y mesa) y por colaboradores externos. Entre todos ellos se presta el servicio al cliente.   Obviamente, no se pretende que los servicios o los implementos de aseo se paguen con la propina pero lo que el empleado estropea en el ejercicio de su trabajo, es decir, la loza, la cristalería y la cubertería. Es el mínimo de responsabilidad que debe tener el equipo.   La propina tiene que ser de todos los trabajadores, debe ser voluntaria y no tener ninguna deducción por otro tipo de rubro que no sea menaje. Me gustaría que le preguntaran a un mesero de Evedesa qué opina: si la propina debería ser sólo para él o para el equipo entero. Estoy seguro de que diría: ‘para todo el equipo’”.

Comentarios

comentarios